Postales de La Habana (tercera parte, final)

Cuando surgió la oportunidad de ir a Cuba tenía que elegir entre repartir los 6 dias recorriendo La Habana y luego las playas  o dedicarlo a una misma ciudad.

Me decidí por esto último. Fue una buena elección.

Cada día caminaba los 4 kms desde el hotel por el malecón hasta el centro, recorriendo, topándome con la gente, e investigando entre las calles de La Habana. Muchas veces, hacía el camino de regreso de igual manera. Me gusta caminar y  el malecón sería testigo de varias historias.  Una vez  llegando al malecón me crucé con este perrito que  tomaba su siesta…

Mas  tarde, regresando, nos topamos con Cristian y su mamá. Ellos tenían un perro muy particular; una especie de perro salchicha con grandes orejas. Nos lo querían regalar, pero era imposible llevárnoslo. Durante la charla pude hacer esta fotografía. Me ayudó mucho que estuvieran conversando con mi amigo José, para poder lograr una toma mas espontánea.

La guagua es el transporte público utilizado por los cubanos. Son una especie de colectivos, algo mas grandes, como trailers de camiones pero con ventanas. Es una verdadera odisea poder subirse a uno. Y viajan muy apretados. Bueno, como en Buenos Aires en la hora pico…

Es infaltable tomar un helado en las heladerías “copelia”, el helado mas pedido es el de Fresa y Chocolate en honor a la famosa película cubana. Eso sí, hay una fila para Cubanos y una fila para turistas, discriminación? no creo, simplemente los cubanos pagan con pesos cubanos y el turistas con los CUC a un valor notablemente mas costoso.  Si bien no tengo fotografías, debo decir que el helado.. .no era tan sabroso.

En todo viaje, si vas en compañía, es necesario tomar un poco de aire.  Simplemente salir un rato a caminar solo,  así fue que mientras yo estaba tomando esta fotografía, conocí a Jéssica, una chica canadiense.

Ella estaba escuchando a unos músicos y tomando fotografías.  Resultó ser fotógrafa profesional y hacía pocos días que había llegado a La Habana. Sus únicas palabras en español eran algo así como “hola, macho gusto”.

Jessica me comentó que estaba alojada en una casa familiar, que había decidido pasar poco mas de un mes en la isla y recorrer y aprender el idioma.

Unos meses mas tarde me envió un correo electrónico en un perfecto español. Le consulté si alguien lo había escrito por ella y me dijo:” luego de dos meses en Cuba lo menos era aprender bien el idioma”.

El Paseo del Prado es el más  antiguo paseo de la ciudad  y se terminó de construir en 1776 y por muchos años fue punto de reunión de la sociedad habanera.

Recorriéndolo por las calles encontramos el Teatro de La Habana “Federico García Lorca”, algunos viejos y lujosos hoteles como el Inglaterra, el Sevilla, el Plaza.

La gente en las plazas, el cuartel de bomberos y algunos estudiantes eran algunas de las cosas que pudimos apreciar caminando a lo largo de todo el paseo.

Muy cerca del paseo está la Iglesia de Paula, identificada por su estilo arquitectónico barroco y utilizada frecuentemente hoy día como sala de conciertos, especialmente de música barroca.

Y mas atrás el puerto, construido por la ex unión soviética muchos años atrás, podría decirse que es la parte mas moderna de la ciudad.

Donde está el Antiguo Palacio Presidencial, la que fue residencia de Fulgencio Batista antes de que la revolución dirigida por Fidel Castro lo derrocara, se encuentra hoy el Museo de la Revolución.

Entre los elementos históricos lo que mas se destaca es el Memorial Granma, se exhibe aquí, protegida por una inmensa urna de cristal, la embarcación utilizada por Fidel Castro y otros 81 expedicionarios en el retorno a Cuba desde México para iniciar la revolución.

Y hablando de Revoluciones, la famosa plaza de la Revolución José Martí es uno de los íconos de la ciudad. Una de las fotografías mas conocidas es “El quijote de la farola”, tomada en esta plaza durante un discurso de Fidel que congregó a una multitud.

Uno de los edificios emblemáticos de la plaza es el Ministerio del Interior con la conocida imagen del Che Guevara, tomada de la fotografía de Korda “guerrillero heroico”,  y transformada en  un relieve escultórico, obra de Enrique Ávila.

Otro punto de interés es el Capitolio Nacional, construido entre 1929 y 1932,  este monumental edificio está considerado como uno de los palacios mas importantes del mundo. Hoy funciona como museo y es la sede de la Academia de Ciencias de Cuba.

Cerca del Capitolio encontraremos también La estación de Ferrocarriles y la casa de José Martí, una pintoresca casa colorida, de dos plantas, donde vivió el poeta Cubano. Por los colores y el contraste, me recordó a algunas casitas del barrio de La Boca en Buenos Aires.

Toda gran ciudad tiene un barrio chino y La Haban no iba a ser la excepción.

Es uno de los lugares mas interesantes de la ciudad en gran parte debido a su singularidad y a la gran cantidad  de restaurantes chinos que ofrecen lo mejor de esa cocina a precios  económicos.

Alcanzó su etapa de máximo esplendor en los ’50 y después decayó mucho.

Sin dudas Cuba es un lugar muy particular. Su historia, sus playas, la revolución, la arquitectura, su cultura son ya un imán para todos los viajeros. Pero sin dudas su gente es uno de los pntos mas importantes.

Recorrerla da una sensación extraña entre alegría y nostalgia.  Las anécdotas están por doquier si es que te animas a conversar un poco con la gente y compartir.

Por ejemplo una de las primeras  noches estábamos en el malecón frente al hotel y se acercaron unos músicos a tocar unas canciones y ganarse unos billetes. Luego de la música llegó la charla. Al ritmo de “Son de la loma” en una versión cantada por todos del famoso trío Matamoros.

A partir de ese encuentro, ya no había dinero de por medio, si no charlas, intercambiábamos la guitarra y me enseñaban canciones cubanas y yo algunas argentinas.

Cada tanto, cuando aparecía alguna pareja de turistas, se alejaban los cantores para intentar ganarse el pan y luego regresaban.

Toda persona que vaya a  Cuba se llevará algo. Hay que ir para poder descubrirla, tener tu propia vivencia sobre el lugar, sobre su gente. Puede que le guste, puede que no, pero jamás le pasará desapercibida.

Si tuviera que elegir una foto para sintetizar lo que fue mi visita y lo que viví, sería ésta,  es un símbolo,  una síntesis de lo que  me generó esta ciudad, este pueblo Cubano, su gente, su historia, sus calles, su vida.  Viva cuba!

Más Postales de La Habana aquí:

http://www.javiercastillofotografo.com/esp/habana/postales-de-la-habana.html

http://www.javiercastillofotografo.com

© Javier Castillo 2012 – Todos Los Derechos Reservados – Prohibida su reproducción total o parcial

Si estas interesado en mis crónicas, fotografías y servicios por favor escríbeme a: info@javiercastillofotografo.com

Será un placer!

If you are interested in my articles, photographs and services please write to:i nfo@javiercastillofotografo.com

Thanks!

Anuncios

6 comentarios en “Postales de La Habana (tercera parte, final)

  1. Javier, tengo pendiente mi viaje a la isla. Entre a este link y tus relatos tan simples, mas las fotografias me dieron un viaje express a Cuba por unos minutos. Te felicito!
    Mabe

  2. Gracias por permitirme viajar a la isla del tiempo a través de tu arte. Talento y sensibilidad extrema. Felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s